Los diferentes perfiles personales que podemos encontrar en una empresa enriquecen su tejido y su profesionalidad, pero en ocasiones, pueden dar lugar a problemas de convivencia laboral. Uno de los más graves es el acoso laboral, que se puede dar en diferentes grados y tipos, pero siempre supone una situación desagradable para la víctima que necesita encontrar mecanismos de protección y resolución dentro de la empresa. Saber afrontar y resolver adecuadamente estos conflictos permitirá garantizar un entorno de trabajo seguro y saludable para todos los trabajadores / as, pero para ello, se hace imprescindible disponer de un buen protocolo ante el acoso laboral, sexual y por razón de sexo.

Cuando hablamos de un buen protocolo, estamos hablando de un documento elaborado por expertos en riesgos laborales con pautas bien definidas y organizadas que contemplen todas las medidas a tomar, en relación a la prevención, detección y resolución de conflictos relacionados con el acoso laboral, sexual y por razón de sexo. Abordar la problemática de los abusos en el ámbito laboral, no es sólo una cuestión de buen gusto, educación o salud convivencial en el lugar de trabajo, es también, para cualquier empresa, una obligatoriedad legal para cumplir con la normativa sobre acoso laboral. La experiencia en riesgos laborales, por lo tanto, se hace imprescindible para abarcar todos los aspectos legales a tener en cuenta en la elaboración de un protocolo de actuación frente al acoso laboral.

 

¿Es obligatorio para cualquier empresa?

Sí. De acuerdo con las últimas disposiciones legales, tener un protocolo de intervención frente al acoso es obligatorio para cualquier empresa de menos de 50 trabajadores. En el caso de empresas con más de 50 trabajadores, es necesario también, desarrollar un Plan de Igualdad dentro del cual debe estar incluido el protocolo.

 

¿Cuál es el objetivo del protocolo frente al acoso laboral?

Garantizar que, si se produce algún tipo de acoso y/o discriminación dentro de la empresa, se dispone de los procedimientos adecuados para detectar estas situaciones, intervenir rápidamente para minimizar los daños y evitar que se vuelvan a producir.

 

¿Con qué tipo de acoso laboral nos podemos encontrar?

En todo buen protocolo de actuación frente al acoso laboral, sexual y por razón de sexo no puede faltar un apartado de definiciones donde se explican los diferentes tipos de acoso que se pueden encontrar en el ámbito laboral para poder detectar su naturaleza:

      • Acoso moral o psicológico en el trabajo (mobbing): cualquier conducta reiterada de violencia psicológica relacionada tanto con el ámbito laboral como con la vida privada de un trabajador/a.
      • Acoso sexual: comportamiento verbal o físico no deseado de índole sexual contra la dignidad de una persona que crea un entorno intimidatorio y hostil.
      • Acoso por razón de sexo: ridiculizar o menospreciar capacidades intelectuales, aportaciones, comentarios o trabajos por razón de sexo.
      • Acoso por embarazo o maternidad: denegar, sabotear o denigrar el trabajo por motivos de embarazo o maternidad.
      • Violencia en el trabajo: abusos, amenazas, agresiones físicas, ataques, homicidio, etc.
      • Otras discriminaciones: por cualquier motivo, entre ellos, por diversidad funcional.

     

Aparte de estos tipos mencionados, también hay que contemplar otros, que en este caso, se definen según los destinatarios del acoso laboral:

  • Acoso vertical descendente: de un superior hacia un/a trabajador/a de rango inferior.
  • Acoso vertical ascendente: de un trabajador hacia otro con superioridad jerárquica dentro de la empresa.
  • Acoso horizontal: hacia compañeros de igual rango.

 

¿Qué medidas hay que tomar para hacer frente a situaciones de acoso laboral, sexual o por razón de sexo?

En primer lugar, y tal como hemos dicho anteriormente, hay que partir de una primera fase de prevención del acoso. En esta, lo más importante es garantizar que la información, la sensibilización y la formación sobre el acoso laboral, sexual y por razón de sexo llega a todos los trabajadores de la empresa. Para ello, se hace necesario dar a conocer el protocolo de actuación frente al acoso laboral y ponerlo al alcance de todo el personal de empresa en cualquier momento.

acoso laboral

Protocol d’assetjament laboral, sexual i per raó de sexe

 

En segundo lugar, hay que designar una persona o personas de referencia a las que poder acudir en caso de detectar o sufrir una situación de abuso laboral, sexual o por razón de sexo tanto si se expresa en forma de simple consulta como de denuncia. Estos perfiles laborales son responsables de garantizar la confidencialidad, el rigor y la imparcialidad durante todo el proceso que dure la investigación y la toma de decisiones.

Por último, habrá que determinar medidas para la resolución del conflicto laboral según la gravedad del mismo. En ocasiones, es posible que la mediación consiga resolver el problema sin más agravios, pero en otros, habrá que aplicar sanciones de diferentes grados.

Estos serían, a grandes rasgos, algunos de los aspectos más importantes que deberían estar presentes en un protocolo de empresa frente al acoso laboral, sexual y por razón de sexo pero lo más importante es la toma de conciencia general del grave problema que suponen estas situaciones. Por eso hay que establecer, como principio empresarial, que el acoso laboral, sexual y por razón de sexo no se puede tolerar, ni ignorar, ni permitir que se repita o se agrave. Hay que garantizar para todos los trabajadores, la protección necesaria que les permita sentirse seguros para solicitar apoyo o denunciar si es necesario.

Ante la enorme responsabilidad, tanto moral como legal, que tiene toda empresa en este aspecto, es imprescindible confiar y contar con expertos en riesgos laborales que puedan elaborar y acreditar un documento válido como protocolo de intervención ante el acoso laboral, sexual y por razón de sexo.

 

En Setemcat somos expertos en riesgos laborales, con una gran experiencia en el asesoramiento y acompañamiento de empresas a las que destinamos toda nuestra profesionalidad para que puedan cumplir con la normativa referente a los riesgos laborales.

 

Puedes contar con Setemcat para la elaboración del Protocolo de actuación frente al acoso laboral, sexual y por razón de sexo así como el Plan de Igualdad. Te escuchamos, te aconsejamos y trabajamos a tu lado.